Superman #48

Guión: Gene Luen Yang, Greg Pak

Dibujo: Howard Porter, Aaron Kuder, Scott Collins

Primera parte: Superman rememora sus recuerdos recientes, como ha perdido la mayoría de sus poderes, su traje, casi toda su capa, su identidad secreta… mientras examina las pruebas que tiene acerca de qué o quién es Hodr y como derrotarle y recuperar sus poderes, ya que en su último encuentro le absorvieron gran parte de ellos al hacer su super-estallido. Se infiltra, o eso cree, y enseguida Hodr-Raíz (supuestamente el jefe de todo) le intercepta y le lanza ataques sin parar. Superman se defiende como puede y como viene siendo habitual, más agresivo de lo que él mismo pretende, la cosa no pinta nada bien para Clark…

Segunda parte: Superman ha sido visto ayudando a frenar la destrucción causada por un reciente huracán. La reportera afirma que a pesar de los cambios y revelaciones recientes le sigue pareciendo que es Superman. Tras los sucesos en Smallville, Clark lleva un disruptor de imagen electrónico en el rostro (marca Wayne industries) para que no se le reconozca a primera vista. Trabaja en una base secreta para evitar que lo localicen mientras, a su vez, intenta encontrar a Cólera, que se alimenta de  la ira que le rodea, algo que Clark intenta evitar conteniéndose todo lo que puede. Se infiltra como un trabajador más y todo parece ir sobre ruedas… parece…

CONTINUARÁN…

OPINIÓN PERSONAL: Sé que es un cómic de Superman por el título, la portada y demás pero es tan batmaniano que no parece mucho de El Hombre de Acero. A pesar de crear premisas interesantes y recordar la infancia del joven Clark hay muchos elementos detectivescos que elevan al hombre, rebajando el Super. Por un lado es refrescante, pero por otro no termina de encajarme. Si bien se agradece la originalidad en algunos villanos, los crean tan “deprisa y corriendo” que no terminan de convencerme. Quizá la parte  de Pak y Kuder me encaje más con lo visto hasta ahora ya que sigue más o menos la misma línea sin demasiadas prisas ni saltos absurdos, aunque también abusa de lo batmaniano, le da una justificación más efectiva.

En cuanto al dibujo, falta Romita, y es sustituido por Porter que no está nada mal. Kuder en su línea de siempre que no es nada mala, resaltando la sencillez en la mayoría de las viñetas y dando espectáculo cuando toca.