Superman por John Byrne 10

nullSuperman por John Byrne 10

Con un poco de retraso, hasta el inicio del verano hemos estado hasta arriba de trabajo, aquí os dejamos nuestra reseña del último número de la etapa de John Byrne a cargo del personaje, el cual llegó con polémica.

Después de muchos años, prácticamente desde sus inicios, Superman cruzaría la línea….

¿Justificado?

Estamos ante el típico cómic del que se ha hablado mucho y siempre que se escribe se intenta convencer a uno de los bandos, del acierto o deshonra de dicho final. Al introducirnos en ese debate, a muchos se les olvida que, en su origen, Superman no era precisamente un hermanito de la caridad sino que utilizaba la tortura psicológica y la física, a la hora de enfrentarse a los delincuentes. Donde nosotros consideramos que debe ceñirse el debate, es en la cuestión de que si un autor - llamado a reconstruir toda la mitología de Kal-El - debe ceñirse a lo que existía anteriormente o debe ir más allá y desafiar al lector con un nuevo camino.

A los largo de estos 10 tomos hemos asistido a una mezcla entre lo clásico y lo renovado que forma parte de la historia del noveno arte y que a pesar de que en ocasiones el ritmo no es todo lo ágil que uno cabe esperar, hay unanimidad a la hora de valorar su calidad y su influencia. Ahora bien, no ocurre lo mismo con su famoso y polémico final.

Lo importante en estos casos es que no estemos ante una decisión gratuita y sin sentido argumental. Por lo tanto, si nos ceñimos a lo estrictamente narrativo, Byrne es consecuente con los acontecimientos narrados en los últimos años. El sufrimiento emocional que ha venido sufriendo en la etapa final (Smallville, Lana) y unido a la situación que se encuentra en el nuevo universo, le ha situado en un momento en el que no soporta más dolor, ni violencia, ni abusos por parte de los villanos de turno. En ese contexto, uno entiende la frustración y observa una coherencia dentro de la nueva etapa del personaje. ¿Qué pasa si se le lleva al límite? ¿Qué ocurre cuándo no observa que no puede evitar genocidios? Preguntas interesantes, que el aclamado guionista se atreve a responder, porque esa es la diferencia entre los grandes y los demás. Algunos solo se atreven a enfocar un tema, pero sin abordarlo abiertamente por el qué dirán. Byrne no. Él se la juega y toma cartas en el asunto.

Con ello, el autor nos muestra la escena con elegancia, jugando más con dolor psíquico que psicológico (no olvidemos que dos de los villanos se intentan matar entre sí), acercando el plano a la ira de Zod y a la desesperación de Superman ante las atrocidades cometidas.

Conclusión

Un número y una etapa histórica que demostró respeto por lo clásico, pero sin miedo a desafiar a los lectores y al propio personaje, de cara a introducirle nuevos desafíos. No hay nada de malo en intentar arriesgar y proponer aspectos innovadores, ya que lo demás sería conformismo.

Con toda la polémica de su momento, hoy se considera todo un clásico.

¿Ocurrirá lo mismo con algunas etapas actuales? El tiempo lo dirá.

 

No hay comentarios

Agregar comentario