Superman y la Legión de Superhéroes

superman-legion-superheroes-ecc

Superman y la Legión de Superhéroes

Seguimos repasando la etapa de Geoff Johns en Superman, quien por cierto regresará junto con John Romita Jr. dentro de unos meses a la colección, en un tomo que recoge su particular homenaje a la Legión de Superhéroes.

Una historia que reúne a los personajes clásicos, tanto a los protagonistas como al grupo de secundarios, en una aventura que juega con las implicaciones morales de la lucha de Superman en un futuro en donde ya no está vivo y la trama gira sobre la importancia del compañerismo y de la amistad.

Si a todo lo anterior le añadimos que el tomo incluye “Huida de Mundo Bizarro”, el resultado es un sabor añejo en cada viñeta.

Los amigos son lo primero

Una cosa queda clara en las distintas historias que uno puede leer de la Legión y, aparte del evidente espíritu juvenil, es el mensaje sobre la importancia de la amistad, la lealtad y el camino recto. Una historia que muestra a los más jóvenes la importancia del compañerismo, de no pensar en uno mismo y apoyar siempre a los tuyos. Todo ello enfocado siempre a la figura de Superman, ya que la Legión son, en definitiva, fans de Kal-El al crecer conociendo sus hazañas y su influencia en nuestra sociedad.

Esto último nos lleva a uno de los temas del presente tomo como es la influencia de los ídolos y el poder que tienen las personas encargadas de contar la historia a los más jóvenes. A ciertas edades, exactamente los años en donde ya empezamos a ser adolescentes pero en el fondo seguimos siendo niños, cualquier discurso entusiasta puede plantar una semilla en nuestro interior que nos puede llevar al bien o al mal, según nuestro círculo más cercano, o el mensaje que nos transmite nuestro profesor, como es el caso que nos ocupa (Aterradoras las escenas en la escuela).

Relacionado con lo anterior, también tenemos una lección sobre la mala utilización de los símbolos o de los mensajes. Tenemos ejemplos a lo largo de la historia, en especial en las religiones donde se incitaba al odio y a las guerras en nombre de un Dios que era el símbolo de la paz y la bondad. Como todos sabéis, Kal-El fue creado por Siegel y Shuster que eran judíos y en esta historia Geoff Johns no hace sino realizar una metáfora entre las manipulaciones de los villanos y las históricas, como pueden ser las de las religiones. Somos testigos de la maldad y la crueldad que se genera manipulando los hechos y la única solución es tener siempre los ojos abiertos, ser curiosos y pensar por nosotros mismos. Debemos hacernos preguntas constantemente para nunca dar por sentado un relato hasta que tengamos todos los puntos de vista y saquemos nuestras propias conclusiones.

Respecto a la historia ambientada en el hogar de Bizarro, hay que señalar que el guion ideado por el guionista de, entre otros, “Aquaman” o “La Liga de la Justicia” junto con el mítico Richard Donner (Superman, Arma Letal), nos muestra la cara más humana de la criatura, ya que somos testigos de su soledad, de su sufrimiento y de su mal entendimiento de lo que es hacer el bien.

Contada con mucho aire clásico, se nota la influencia de Donner y su obsesión porque los personajes sean tan o más importantes que la acción y plantea la trama de forma que recuerda a las primeras adaptaciones del personaje. Si uno no acaba de encontrar el punto al personaje, con esta historia seguro que logra comprender un poco más su mente y empezará a tenerle cariño.

Gary Frank y Eric Powell: Tributo a la vieja escuela

Estos dos maestros son los responsables de ofrecernos a dos Supermanes clásicos y que, pasen los años que pasen, los lectores siempre los miraran con admiración y les transmitirá los valores que representa Superman.

Eric Powell (La cosa del pantano), nos regala un Superman que respira el toque de los hermanos Fleischer en cada viñeta. Las poses, el rostro bien marcado, el traje, nos traslada a los años 40 y uno observa la ciudad que diseña y siente que pasea por Metrópolis. Además, el hogar de Bizarro y todos sus habitantes mantienen ese tono de la vieja escuela y uno siente a cada personaje y quiere saber más de cada uno, ya que transmiten mucho carisma y esa aura de rareza pero sin olvidar que estamos para divertirnos y deben asustar lo justo, realizando un ejercicio de nostalgia al situarnos en la mente de un niño de finales de los 30 principios de los 40.

Respecto a Gary Frank, indicar que su célebre tributo a Christopher Reeve sigue presente, ya que cuando observamos su Superman inmediatamente nos viene a la mente el trabajo que realizó el actor neoyorquino. Su paz interior, la bondad y la seguridad del personaje estaban perfectamente representadas en él.

Hablando de la Legión, supone un homenaje a las épocas pasadas, respetando muchos diseños pero aportando su estilo en algunos detalles. Juega muy bien con el tempo narrativo, intercalando viñetas a toda página, Splash-Page y encuadres clásicos. Aporta calma cuando es necesario y amplitud de campo en los escenarios relevantes. Por último, respecto a la acción, logra grandes momentos pero hay que indicar que en la pelea con el villano principal tiene algún momento en donde la secuencia se rompe y los planos anteriores no encajan con la secuencia posterior, es decir, tenemos una conversación seguida de un golpe, pero se pierde lo que ocurre en mitad y da la sensación de precipitación. Ocurre en un par de viñetas pero descoloca un poco teniendo en cuenta a los contrincantes y sus movimientos anteriores.

Conclusión

Un tomo que es una delicia para los fans del Hombre de Acero en particular y del cómic en general, ya que nos regala dos arcos argumentales que logran unir las historias clásicas con el ritmo actual, demostrando que para seguir avanzando es importante recordar de donde se viene.

Viñetas cargadas de reflexiones y de homenajes cinematográficos que demuestras que se puede entretener pero sin olvidar el trasfondo.

Si aún tenéis dudas, llegan Gary Frank y Eric Powell para dejarnos con la boca abierta con su estilo y su respeto a épocas pasadas.

¿Qué más se puede pedir?

Iskander López

1 Respuesta

  1. roger
    Gran comic!! Y sale Zoidberg de futurama, en una viñeta!

Agregar comentario