Superman: Where is thy Sting?

Superman: Where is Thy Sting

Siempre digo que un personaje como Superman gana mucho cuando un guionista junto con su dibujante, apuestan por una historia diferente, nada comercial (en el mal sentido del término) y le empujan hacía nuevos horizontes.

Un claro ejemplo sería “Where is thy Sting” publicado en 2001 y que acabo de conseguir en su edición en inglés gracias a Internet. Escrito por el veterano J. M. DeMatteis y dibujado por Liam McCormack-Sharp con la ayuda del colorista Alex Sinclair, presentan una de las historias más oscuras y psicológicas que yo recuerde del personaje.

Argumento:

Kal-El empieza a sentir dolores de cabeza que le hacen perder la noción de la realidad, viendo visiones apocalípticas y en donde parece que mantiene un face to face con la muerte.  El mensaje es claro. Todo en el universo muere y la vida de Superman llegó a su final.

Crítica:

El ganador del premio Eisner, J. M. DeMatteis apuesta por una historia que ataca a las profundidades de nuestro héroe. En cada capítulo de la historia, la idea de la muerte y el fracaso, van en un in-crecendo en donde los diálogos se vuelven cada vez más oscuros, más deprimentes, sería la expresión correcta.  Vemos a un Clark/Kal-El que cuando parece que encuentra la luz, vuelve a las profundidades… y el problema es que todo se encuentra dentro de su cabeza.

Efectivamente, DeMatteis toca elementos que hasta ahora se habían abordado un poco desde la superficie pero él quiere llegar hasta el fondo. Superman ve como su ilusión por vivir se apaga cuando el sentimiento de culpa por sobrevivir a su planeta natal, empieza a ganarle terreno en su mente. Un sentimiento que siempre estaba ahí, dormido, pero que ahora pretende dominar al Hombre de Acero.

Why Aren’t you dead? Es la pregunta que el subconsciente de Superman se hace cuando ve un cohete similar al suyo, en uno de los momentos más terroríficos del personaje en la historia del cómic.

Por otro lado, DeMattheis reflexiona sobre la relación de Clark con dos personas claves en su vida. Pa Kent y Lois.

Respecto a Pa Kent, decir que como hemos visto recientemente en el tercer trailer de MOS como se quiere potenciar la relación entre ellos - una de las deudas pendientes en el cine, porque “Superman: The Movie” tampoco le dio mucho peso- y eso es algo que este cómic hace, de una forma muy breve pero que saca a relucir el sentimiento de Clark hacía su padre.

He’s not a man. He’s a God. No, he’s better than God---He’s my father”

Una de las bases de la vida es el amor. En especial el amor de pareja. Lois representa ese amor en la vida de Superman y eso es algo que el guionista potencia para que sea la luz que guié a Superman en su batalla interior.

La página 56 representa uno de los momentos más románticos, cuando escuchamos los sentimientos de Clark respecto a Lois (El dibujo es acojonante en este momento) y como Lois le dice una frase, que toda persona debería experimentar en su vida, cuando nuestro héroe dice;

Clark: Are you here? 

Lois: Forever, Smallville. Forever.  

Si hablamos de la parte final, sin hacer Spoilers- que aunque sean cómics viejos no me gusta estropear la lectura- estamos ante una conclusión correcta pero que puede quedar un poco diluida, un poco Light. Aunque eso no hace que el nivel de la historia baje, si no que parece que siempre hay que hacer una última referencia a los valores del personaje y su carga didáctica.

Centrándonos en el dibujo decir que es muy terrorífico, sicodélico por momentos y que realiza una clase magistral de cómo utilizar un dibujo a toda página.  Destacar que desde la 42 hasta la 53 vemos una de las imágenes de Superman más impactantes. Con pelo largo (donde se sigue apreciando el rizo con más largura), barba, dejadez, desesperación en la mirada, cuerpo abatido, la capa arrugada y poco vistosa. Gritos, llantos… un Superman totalmente abandonado y derrotado mentalmente.

También hace un excelente ejercicio de juego de sombras y perfiles. Destacar los pensamientos de Clark sobre su padre, sus enemigos, su amor, todo ello escritos dentro del rostro de Superman (vemos el perfil típico, con el rizo) y la imagen poética en el momento romántico que os comentaba anteriormente, donde la mujer es la salvadora y no el hombre.

Vemos el uso del blanco y negro, con pequeños dibujos, en el momento donde Clark habla con Lois en la tumba…..

Respecto al color, difícil labor, ya que juega con colores llamativos, viñetas con muchos detalles de diferentes tonos, blanco y negro… me imagino que fue una gozada para Alex Sinclair jugar con todos esos estilos.

Conclusión:

Uno de los cómics que mejor juegan con la mente de Superman, llevando al último hijo de Krypton a lugares que nadie quiere visitar y vemos como la mente es el arma más poderosa, ya que puede hacernos conseguir cualquier cosa pero también puede hundirnos en un pozo en el cual, a veces, nunca se llega a salir.

Supone al mismo tiempo un canto de amor a Pa Kent y en especial a Lois. La importancia de nuestros seres queridos y la confianza que nos dan, son factores que juegan un papel importante en nuestra vida…. Y también en la de Superman.

 

Copyright del artículo © Iskander López. Reservados todos los derechos

No hay comentarios

Agregar comentario