Superman #51

Guión: Gene Luen Yang, Greg Pak, Peter J. Tomasi, Aaron Kuder

Dibujo: Dan Jurgens, Rafa Sandoval, Aaron Kuder, Ben Oliver, Doug Mahnke

Alba Salvaje. Así se titula esta nueva saga que si bien continúa con todo lo acontecido en las series supermaneras, nos muestra de lleno quién estaba detrás de todo. Comenzamos leyendo el origen del villano en cuestión: Vandal Savage. En este universo de los nuevos 52, el meteorito que le dio a Savage su inmortalidad, viene de cierto planeta ya destruido (sí, justo ese). Vandal se obsesionó con obtener el poder y a lo largo de la historia otros meteoritos pasaron por la Tierra.

Mientras, Clark sigue intentando ser Superman, salvando a quien pueda y combatiendo villanos a pesar de la falta poder. Conversa con Henry Irons acerca  de alguna ayuda tecnológica que parece que le  ayudaría a volar de nuevo. Se pasea cerca del Planet sin atrever a entrar por un temor bien fundado. En la Atalaya, Luthor le deja en tierra pues cree que no sirve para ciertas misiones. Al final de esa misión una enorme nave aparece con Vandal en su interior. Los villanos a los que se había enfrentado Superman hasta ahora son los aliados de Savage y atacan todos juntos. Podrá la liga y en especial Superman, detenerlos??

CONTINUARÁ...

OPINIÓN PERSONAL: Tras varios meses viendo como Superman era mareado de un villano a otro, la exposición de su identidad secreta, la absorción de sus poderes y demás, vemos por fin el rostro del titiritero. Quizá es un intento de dar sentido a todo lo que venía aconteciendo, que no tenía mucho, y puede que algo sacado de la manga y forzado, pero a mí me vale. Por fin tenemos un Superman que a pesar de su debilidad, lucha por lo que debe hacer, salva a todo el que puede y reclama su lugar  en la liga, a pesar de lo que diga Luthor. También vemos un nuevo paso adelante en su relación con Wonder Woman, que tal vez pegaría más dentro del tomo que comparten pero bueno. En fin un guión y una historia algo más solida y con más chicha. En cuanto al dibujo no os dejéis engañar por una portada mediocre, el interior está terriblemente bien. Cada dibujante fiel a su estilo pero todos dentro de una misma sinfonía. Parece que remontamos un poco esta colección, a ver si dura.

 

Los comentarios están cerrados.