Retro-Reseñas Supermaneras: Man of Steel

Man of Steel (miniserie de John Byrne) 1986.

Después de Crisis en tierras infinitas, John Byrne agarró con fuerza el lápiz y se propuso darle un vuelco a  Superman tal y como lo conocíamos, renovando al personaje desde sus orígenes, dándole un toque más fresco (y muy suyo) y repartiéndolo en esta magnífica miniserie de seis números. 
Superman se moldeaba por la época y la muñeca de Byrne con el beneplácito del público y la crítica, la cual parecía demandar este cambio en el personaje casi tanto como los lectores. Tanto fue así, que el primer número de esta miniserie se convirtió en el ejemplar más vendido de la historia del cómic.
Poco tiene que ver este Clark Kent con el conocido hasta aquel entonces; ese torpe y tímido adolescente, se convierte en uno de los chicos de moda en el instituto de Smallville, por sus habilidades deportivas, y en un joven más despierto e imaginativo a la hora de pillar a los malos.
 
La relación que guarda con Lana, es una de los puntos que más me gusta de esta miniserie puesto que es mucho más estrecha. Clark hace partícipe a Lana de su secreto mucho antes de convertirse en Superman y mantiene una seria conversación al respecto con ella a modo de despedida, pues le cuenta que debe irse para cumplir con su deber aunque, en aquel momento, no sabía exactamente cuál era. Sin duda, una relación de amistad más fructífera y con más jugo.
La llegada de Clark a Metrópolis supone un reto para la nueva Lois Lane que es salvada, por primera vez, por un intrépido caballero de chaqueta roja, con una fuerza descomunal y que vuela. La reportera necesita saber más; cómo se llama, quién es y porqué hace lo que hace. 


La renovación de Lois Lane, es una de las razones por las que amo a John Byrne (sí, he dicho que le amo). 
Nos regala una Lois independiente, con un potencial que absorbe al lector y atrevida hasta el punto de tirarse del muelle de Metrópolis con su coche para llamar la atención del Superhombre y hacerle la entrevista del siglo que, curiosamente, le pisotea el nuevo reportero del Planet; Clark Kent.

Esta miniserie, continúa con el primer encuentro entre Batman y Superman, quienes comienzan con una relación fría, distante y desconfiada  al no entender el uno los comportamientos del otro. Poco a poco limarán asperezas pero aun así, no las tendrán todas consigo. 

Pero si hay algo destacable entre lo destacable de Man Of Steel de John Byrne es su Lex Luthor, que pasa de ser un villano científico desquiciado ( y algo absurdo, si me permiten la licencia) a un millonario con complejo de ombligo del mundo que ve “su reino” alterado por la llegada de Superman, quien le quita protagonismo a nuestro egocéntrico malo. Mister L toma cartas en el asunto para recuperar la atención de la ciudadanía de Metrópolis. Es así cómo aparece Bizarro.

 

En estos últimos números es donde Bizarro hace una buen obra que no os diré, por si no lo habéis leído, Superman vuelve a Smallville y descubre su procedencia a la vez que el gran secreto que ha guardado su fiel amiga Lana Lang durante años.

Opinión personal: Conseguir objetividad cuando se trata de J.Byrne es muy difícil para mí, teniendo en cuenta que me he criado con su visión de Superman. Aunque es cierto que, como muchos bloguer@s y comiquer@s comentan, esta miniserie tiene cierto olorcillo a república “Reaganiana” y a obsesión generalizada con que los rusos son el mal,  considero un acierto revivir a este personaje de una forma tan contundente. Atrás quedan las versiones de mundos contradictorios entre sí, de cambio de poderes según autor y de personajes femeninos “florero” que tanta rabia nos daban a las concubinas de entonces. No puedo hacer más que recomendaros leerla si no la conocéis y redescubrirla si ya la habéis leído. Larga vida a John Byrne, supermaner@s!!

Reseña realizada por Miriam Lake. @AinnssLane

 

 

 

 

No hay comentarios

Agregar comentario