Reseña Cabezón de Acero II

Casi de manera inesperada, ya tenemos entre nosotros la segunda parte del Cabezón de Acero, el simpático personaje del maestro del humor, Enrique V. Vegas. 

En esta ocasión, se acerca más a la nueva película de Zack Snyder e incluso parece que se anticipa a la esperada secuela. Personajes como Batman, Lex Luthor y ¡¡¡el hijo del general Zod!!!

¿Qué nuevas sorpresas nos trae?

Los Kent al poder

Antes que nada, debo señalar que estamos ante un cómic muy cortito y a diferencia de otras reseñas, voy a daros unas pequeñas pinceladas de lo que os vais a encontrar dentro de sus páginas. Ir más allá, sería reventar la lectura. 

La historia continúa con los acontecimientos del primer número (La reparación de la Torre Eiffel, por ejemplo) y la venganza del hijo de Zoff, sobre el Cabezón de Acero. Señalar al respecto que en esta ocasión, ya que en el primer número la referencia eran las películas de Reeve, se nota la influencia de MOS en el diseño del personaje, incluso en el combate y como afecta el mismo a los protagonistas. Además, vemos el inicio del ascenso de Lex Luthor (Alex en el cómic)…. Por lo que suponemos, que tenemos continuación en camino. 

Os hablaba en la introducción de la secuela, ya que en este nuevo desafío, nuestro querido cabezón contará con el apoyo del Cabezón Oscuro (Impagable el inició del cómic). Entre los dos, nos regalan grandes diálogos entre ambos y nos muestra un tipo de relación muy peculiar…

Ahora bien, la parte dedicada a la granja de los Kent (Granja Carrasco) es una gozada. Desde la primera escena (con el famoso buzón), hasta la última y sin olvidar la escena final. Unos diálogos ágiles, muy logrados, captando muy bien los elementos de Kansas. Ojalá podamos disfrutar de esta entrañable familia en próximos números. 

Por último, no pueden faltar todos los guiños propios de la Obra del autor de “Soy Leyendón” . Os invito a descubrirlos pero ya os adelanto que tenemos de todo. Series míticas, equipos de fútbol, juegos, películas de animación… Sin duda, merece la pena una segunda lectura (o las que queráis) para disfrutar de estos pequeños regalos del autor. 

Conclusión

Enrique V. Vegas vuelve a sacarnos muchas sonrisas y en estos tiempos se agradece que algunos autores intenten enfocar todo desde el humor, para volver a enamorarnos de nuestros personajes aunque no sean ellos al 100%.

Sin duda, es una pena que no dure más pero la comedia es un género complicado y si estiras demasiado un argumento forzando los chistes, puede que la jugada te perjudique. Enrique lo sabe y prefiere dejarnos con un buen sabor de boca y con ganas de más. 

Si no conocéis al personaje o al autor, dar una oportunidad a su universo porque seréis un poco más felices. 

Ya lo decía el gran Charles Chaplin: “Un día sin una sonrisa, es un día perdido”

 

Reseña realizada por Iskander López.

No hay comentarios

Agregar comentario