Liga de la Justicia vs Escuadrón Suicida

Os traemos la reseña de un evento en DC Comics, el encuentro entre dos grupos, La Liga de la Justicia y El Escuadrón Suicida.

Ritmo

Como es un evento y solo ocupa seis números, tampoco conviene contar demasiado, pero sí hacer una valoración general de las tres entregas en las que lo ha dividido ECC Ediciones.

La historia ideada por el guionista de Flash, Joshua Williamson, comienza con mucha fuerza gracias a la introducción de las distintas piezas de forma escalonada, midiendo bien los tempos y dejando algunos momentos que atrapan al lector (Amanda sigue siendo uno de los grandes personajes de la editorial y necesita una gran historia para los nuevos lectores de forma inmediata). Además, Williamson da tiempo para que algunos de los personajes menos conocidos por el público tengan su entrada triunfal (atentos a Johnny Sorrow que para lo que sale, se graba en la memoria).

El juego no es nada nuevo y ahí reside el principal problema, no ya de la trama sino de los últimos grandes eventos de la editorial. Maldad Eterna”, “El fin del mañana” y ahora este duelo tan de moda, juegan en la misma línea y con recursos narrativos similares. Versiones de los héroes descontroladas o dominados por otro ente que se vuelven contra la humanidad, lo que deja a los héroes atacando a la civilización y, casi siempre, con Batman solucionando el problema. Es algo repetitivo, ya visto en numerosas ocasiones y que, una vez que los secundarios pierden peso (ni siquiera Lobo mantiene la garra que debería por el tono de la trama), toda la frescura se olvida y se convierte en las típicas secuencias de lucha, con la resolución esperada.

Vistoso

En el apartado gráfico, volvemos a encontrarnos con un popurrí de artistas que, cada uno con su estilo, intentan mantener cierta coherencia visual. Eso sí, el nivel es alto con Fabok, Merino, Pasarín, Rocha y Porter.

Grandes planos de los combates y poco espacio para lograr secuencias más cercanas, debido a un guion que pasa de puntillas por algunas ideas interesantes (Killer Frost).

Conclusión

Un comienzo intrigante con algunos secundarios teniendo una oportunidad de brillar, pero que a medida que avanza la trama, todo se vuelve repetitivo, falto de originalidad y no hay rastro de ese gran movimiento que sería para Renacimiento.

Al menos, visualmente funciona y ayuda al ritmo de lectura.

En cierta forma decepcionante.

Los comentarios están cerrados.