La Lois De Dos Clarks.

La Lois De Dos Clarks

No es Marlon Brando, pero está mucho más presente en la leyenda que él, y sin necesidad de reutilizar sus mismos 10 minutos de metraje.

No es Gene Hackman, pero estuvo muy unida a Lex Luthor, y Kevin Spacey le enseñó placeres que desconocía.

No, no es Christopher Reeve, pero mientras Chris fue en su día un hombre de acero, ella le robó el corazón a dos de ellos, a los primeros.

Y por supuesto, no es ni Margot, ni Teri, ni Erika, ni Amy, sino la gran belleza pelirroja de la primera mitad de siglo, sin la cual las otras no habrían sabido construir su Lois. Ella es Noel, simplemente, Lois Lane, y, con permiso de Joanne Siegel (viuda de Jerry Siegel), la Lois Lane de carne y hueso sobre la que se construirían las demás.

Noel Neill es, a pesar de su enorme falta de popularidad, el miembro de casting del universo supermanero más presente en muchas encarnaciones audiovisuales del personaje, menciona la que quieras, y muy probablemente, ¡Noel habrá estado allí!

Su andadura supermanera comenzó en 1948, en el primer serial de imagen real de Columbia Pictures, en que Kirk Alyn interpretó a Clark Kent/Superman, pero que no aparecía en los créditos porque se suponía que Superman estaba interpretado por si mismo, y que según el momento del episodio, estaba interpretado por un dibujo animado. Repitió en 1950, en una segunda parte que nos regaló nuestro primer Luthor de imagen real, y fue sustituida por Phyllis Coates en el largometraje/piloto Superman And The Mole Men, el debut del legendario George Reeves como Superman.

Cuando Phyllis dejó el personaje de Lois tras la primera temporada de Las Aventuras De Superman, Noel volvió a la carga, a darnos la que para algunos fue la Lois Lane definitiva, junto al que para muchos, durante mucho tiempo, fue el Superman -y, en especial, el Clark- perfecto.

La serie fue súbitamente cancelada, tras la misteriosa, y siempre triste, defunción de George Reeves, y nuestra Lois se quedó sin su Superman mientras el mundo aprendió, de la manera más difícil, que los súper-héroes también sufren, también son débiles, y, a veces, también tiran la toalla.

Noel nos dejó claro cual de los dos era su súper hombre favorito; Mientras describía a Kirk Alyn como engreído, jamás ocultó su cariño y su aprecio hacia George. Como la auténtica Lois Lane, y como nuestra Amy en la reciente Batman V Superman: Dawn Of Justice, abrazó más las vulnerabilidades del héroe, que sus fortalezas.

Pero ese no fue el final de Noel dentro del universo de Superman, ya que, a diferencia de Phylis, quien no hacía profesión de su rol de Lois Lane, Noel abrazó la leyenda de Superman, desde entonces, y hasta el final de sus días.

Ella estuvo allí cuando un joven Clark adelantaba trenes en Superman: The Movie, y una Lois Lane de 11 años le decía “¡¡Mira, mamá!! Acabo de ver a un chico que corría tan rápido como el tren, ¡¡más rápido aún!!”, o cuando Superboy sobrevolaba Capital City mientras los Lana y Clark más macizos y mejor envejecidos de la historia de la tele investigaban un extraño caso de paranoia que afectaba a todos los ciudadanos, incluso estuvo allí cuando Superman y Jerry Seinfeld se quedaron tirados con el coche a mitad de viaje en aquel spot de Master Card, y a sus 86 se llevó a la cama a Kevin Spacey en Superman Returns.

Este Domingo 3 de Julio, el día antes de una gran fiesta, Noel, a sus 95 años, nos ha dejado. La última de aquella etapa, la más presente en tantas otras. Atrás quedan sus apariciones en numerosos eventos, especialmente, en la Superman Celebration de la ciudad de Metropolis, Illinois, atrás queda esa sonrisa cándida de alguien tan fuerte como para asumir la tarea de querer a un súper héroe, y en el horizonte…

… En el horizonte, está Noel, diciéndole a un Superman que ella le ayudará a volver a andar, y a volar, y diciéndole al otro que las heridas de su corazón acabarán sanando mejor que las de su cabeza.

Donde haya un Superman, habrá siempre una Lois Lane, pero este Domingo terminaron 95 años de una de las más grandes, una tan grande que no le bastó un sólo Superman.

Descansa, Noel, jamás te olvidaremos.

Por Francis Díaz Fontán.

Los comentarios están cerrados.