JLA ÉLITES 1

JLA: Élites

 

ECC saca a la luz la etapa de Joe Kelly a cargo del famoso grupo de Superhéroes, que como bien explica Alberto Morán Roa en la introducción, le tocaba un papel complicado al tener que cubrir las bajas de Morrison y la recordada mini-serie de Mark Waid. Viene escudado por Doug Mahnke.

 

Ahora podemos disfrutar de su etapa, con una historia que mezcla mitología, política y una pequeña reflexión paternofilial.

 

Wonder Woman protagonista

 

En el primer número (#61-64 USA) se puede decir que la amazona es la protagonista de la función. Con la excusa de un secuestro en Jarhanpur, el guionista de “Superman” explora la ideología de la guerrera y como su excesivo fanatismo le puede causar una mala jugada.

 

Se agradece que Kelly, al igual que realiza el maestro Azzarello en la serie regular, intente mostrar que los dramas personales de los héroes (fallecimiento, rupturas, problemas familiares) pueden afectar en su día a día. No son perfectos, por mucho que algunos se nieguen en aceptar visiones que los humanicen, y ver como se ciegan ante una idea creyendo que es lo correcto, le pese a quién le pese, ayuda a entender a los personajes y ponerles en situaciones fuera de lo común.

 

Por otro lado, es un reflejo de que las posturas radicales, tanto por Diana como por el príncipe del país, no llevan a ningún sitio y que impiden la comunicación entre dos partes. Provoca que nos tapemos los oídos a los razonamientos del otro y no lleguemos a reflexionar sobre el argumento del contrario, impidiendo que nos demos cuenta de que las posturas o el fin que buscamos, no estén tan distantes.

 

Respecto al resto de los miembros de la Liga,, señalar que son secundarios en esta primera etapa pero siempre es agradable ver a Jonzz, Detective Marciano,  con algo más de protagonismo.

 

Por último, la última historia trata sobre Plastic Man y sus problemas con su hijo adolescente. Una historia que recuerda la importancia de la figura paterna (y materna, pero no es el caso), a la hora de tener un referente de cara al bien y el mal. Por supuesto, el tener un hijo te hace cambiar y eso no significa que tengas que ser más serio, sino que un espíritu juvenil también es una característica que defina a todo buen progenitor.

 

Respecto al humor, indicar que el personaje creado por Jack Cole para Quality Comics sufre del mismo problema que el bocazas de Marvel. Demasiados chistes por segundo puede llegar a cansar y si bien muchos están logrados, hay momentos en que solo estorba y dan ganas de que no diga nada más.

 

Dibujo exagerado

 

Dough Mahnke parece dos dibujantes en uno. Por un lado, tenemos al artista de amplios planos donde logra encajar perfectamente a todos los integrantes del equipo, dando opción a los fans de cada personaje a que observen y reconozcan a su personaje favorito en mitad de la acción.

 

Como nos comentaba Pepe Larraz en la entrevista que nos concedió, es diferente dibujar a un personaje que a varios. Algo que parece lógico pero si nos fijamos en estos números, observamos que a la hora de enfocar los lápices de manera individual, tiende a sobredimensionar la anatomía de los personajes, logrando cuerpos (hombros, brazos, pechos) muy desproporcionados, nada naturales. El resultado es un dibujo feo, a pesar de la espectacularidad de las secuencias en el segundo plano.

 

Gracias al color de David Baron (Green Arrow/Black Canary), se salvan muchas viñetas y logra que no nos fijemos tanto en los esteroides que toman nuestros héroes.

 

Conclusión

 

Un cómic donde la acción es secundaria y donde se trata de transmitir que tener ideales fuertes es bueno, pero hay que tener cuidado con llevarlos al extremo, como en el caso de Wonder Woman.

 

Por otro lado, una reflexión sobre la paternidad y la clave de acompañar a las nuevas generaciones en su proceso de maduración.

 

Una pena que el dibujo quiera llamar tanto la atención y a veces su sobreexposición juega en contra de la historia.

 

Iskander López

 

No hay comentarios

Agregar comentario