Crítica y Opinión de WONDER WOMAN 1984

WONDER WOMAN 1984: Hablando a las futuras generaciones

“Wonder Woman” fue uno de los grandes éxitos de su año y, entre otros factores, el elemento clave fue el fichaje de Gal Gadot para el papel. Como es habitual en estos tiempos, críticas cuando anunciaron su elección que se silenciaron al ver lo bien que le sentaba el personaje. Ahora nos llega la secuela y la actriz israelí se involucra aún más en el personaje ejerciendo de productora, notándose su influencia a la hora de transmitir los valores de la Amazona. 

Vuelve Patty Jenkins a la dirección, quien también se encarga del guión junto con el mítico Geoff Johns (El reloj del Juicio final) y Dave Callaham (Los Mercenarios). 

Guión desequilibrado

Las primeras impresiones fueron positivas, pero a medida que se acercaba el estreno comenzaban a leerse reacciones negativas e incluso se podía notar ciertas ganas de que fuera mala. Es verdad que las primeras impresiones, en especial los chistes, no elevaron el hype en exceso pero había confianza en el resultado final. ¿Merece su guión tantas opiniones negativas? La respuesta, en parte. Y a continuación os lo argumento.

Entremos de lleno en la parte que menos me ha gustado. Más allá de los chistes sobre moda o el entorno (por suerte ya vistos en el tráiler), el mayor problema de la película se encuentra en su acto intermedio. O más bien en la segunda mitad de dicho acto, justo antes de entrar en el desenlace. Efectivamente, al igual que ocurría con “Escuadrón Suicida” (ver crítica aquí), cuando el villano (brillante Pedro Pascal) entra de lleno en su conquista a base de deseos, la película empieza a ralentizar en exceso su ritmo y uno tiene la sensación de entrar en bucle. Deseo, consecuencia, deseo, consecuencia, deseo, consecuencia…. Y así durante varios minutos que si llegan a recortar una vez mostrada la idea principal, entraríamos más al grano, o por lo menos mostrar otros aspectos de su poder en escenas que rompan un poco el esquema repetitivo. Un recorte de cinco o diez minutos en esa parte, y algo más de variedad en el conflicto final…. Le daría otra energía al film.

Tal y como os indicaba al final del párrafo precedente, la esperada pelea final queda muy diluida. Esa aparición con el traje de Batalla prometía otro tipo de enfrentamiento. Al final, un par de golpes con saltos de un extremo a  otro y giros en el aire. Muchos giros. Un servidor esperaba mucho más, teniendo en cuenta que en la primera entrega tampoco es que fuera muy memorable el combate, y ver que no se aprovechó todo el potencial (después de los minutos de bajón previos) me dejó algo frío. Es curioso, pero llevamos dos películas de la Amazona y en ninguna de ellas se puede decir que los enfrentamientos finales sean de lo más recordado. Creo que ahí Jenkins tiene aún mucho que mejorar, ya que no conviene olvidar que la acción física no es un género en el que tenga mucha experiencia. 

Dicho lo anterior, pasemos a lo bueno que lo tiene y mucho. El acierto de traer de vuelta a Chris Pine (Su Steve Trevor sigue funcionando y la conexión con su compañera de reparto es innegable) para que nuestra héroe caiga en el egoísmo y exprese que se merece tener el único deseo que quiere (su negativa a renunciar a su deseo). Todo héroe pasa por momentos de flaqueza y de olvidarse un poco de su alrededor. La forma en que la película explora esa humanidad a través del amor (en otros es la familia o un mundo destruido), cierra una trinidad espiritual que nos acerca a estos personajes y nos ayuda a entendernos mejor como especie. 

Los villanos. Otro punto positivo para mí. En especial la forma de relacionarse y cómo Barbará no deja nunca de evolucionar hasta que pide su última voluntad. Una reflexión del golpeo constante que reciben algunas personas y en vez de enfocarse hacia el bien, a la mínima que tienen poder buscan una venganza universal. 

Por otro lado, venimos del noveno arte y eso no puede faltar. El guiño al avión invisible, a la infancia y su obsesión de ganar aunque no sea limpiamente y un momento memorable… El vuelo. ¿Quién mejor que Steve para darle ese empujoncito? El guión es un trabajo en equipo pero creo que aquí se nota a Johns y su experiencia en momentos claves de los Héroes. 

Por último, lo comentado al inicio de esta crítica. Gadot es Wonder Woman. Wonder Woman es Gadot. La importancia de los niños en la película, recordándoles lo que pueden hacer (en el caso de las niñas), la enseñanza de que no hay que desear ser poderoso sino estar con tus seres queridos o no buscar lo que quieres a cualquier precio, forman parte del film. Todo ello está ahí, y en las grandes secuencias siempre están presentes para recordarnos su importancia. 

DC sigue acertando con los actores

Se puede criticar muchas cosas pero el acierto en los castings es asombroso. Cada villano tiene su personalidad, sus motivaciones, logrando que cada actor le de vida intensamente. 

En esta ocasión, Pedro Pascal (The Mandalorian) logra que su Maxwell Lord nos recuerde al cómic (esos sangrados) y transmita esa obsesión por conseguir lo que se propone a través del control mental. Una actuación que permite ciertos excesos interpretativos pero en donde sus cambios emocionales ayudan a conectar con él (los momentos empresariales que interrumpen con la llegada de su hijo) y disfrutar cada vez que sale en pantalla. 

Por su parte, Kristen Wiig se marca un Clark Kent con esa expresión corporal y modulación de la voz (imprescindible en inglés) tan bien trabajada. Una pena que su Cheetah no se explote del todo y sirva solo a modo de presentación para futuras entregas, pero su Bárbara (mezclando elementos de la primera Cheetah, llamada Priscila) funciona y tiene el tiempo suficiente para ir desarrollándose hasta convertirse en la villana que esperemos que sea en el futuro.

Y de Gal Gadot que decir…. Espléndida, con carisma, sensible cuando es necesario (mostrando esa humanidad y también la soledad que le hace estar entre nosotros), combativa y demostrando que da igual el vestido, traje o la armadura que se ponga. Vemos a Diana. Vemos a Wonder Woman. Su personaje sigue evolucionando (la vemos más vulnerable emocionalmente porque ha sentido algo y lo ha perdido…. Y debe perderlo otra vez) pero a la vez, siendo más consciente de sus habilidades.

Por último, indicar que me ha gustado – creo que soy de los pocos – el uso de “Beautiful Lie”, ya que refleja perfectamente lo que sucede en pantalla…. Pero especialmente por lo que pasa la protagonista, ya que su reflexión… la siente especialmente. Una forma de conectar las emociones de la Trinidad de DC. 

Conclusión

Una muy buena secuela, que peca algo de repetitiva en su tramo central, pero que remonta justo a tiempo. A falta de mejorar los enfrentamientos finales, tenemos una de las adaptaciones más sólidas del género.

Querida Gal Gadot. Querida Diana. Querida Wonder Woman. Que sigas mucho tiempo entre nosotros.

P.D: Tenemos escena postcréditos en el film y qué escena! disfrutad!