Crítica de BIRDS OF PREY (Aves de Presa) sin spoilers

Este viernes llega a los cines de todo el mundo, prácticamente, la nueva película del universo cinematográfico de DC. Después de su presentación en el “Escuadrón Suicida” (cuya crítica tenéis pinchando aquí), en donde era de lo mejor de la película, el popular personaje rompe con el Joker y decide ir por su cuenta…. ¿Las consecuencias? Este fin de semana todos al cine a verla. 

Dirige, en su debut en las grandes ligas, la multifacética Cathy Yan. 

Narrativa Harleyquiana

Este término que me acabo de inventar (desconozco si alguien más lo está usando para describir la película) define perfectamente la estructura ideada por la guionista Christina Hodson (Bumblebee), junto con la propia directora, ya que la película tiene un comienzo caótico… en el buen sentido del término. Con saltos en el tiempo continuos, escenas que van de un género a otro, diálogos al espectador… Todo hace que uno tenga la sensación de entrar en la cabeza de la protagonista y sentir, un poco, como debe funcionar aquello y la velocidad a la que van sus pensamientos. El tono o la atmósfera de un film tienen mucho que ver con la personalidad de su protagonista y aquí funciona de maravilla. 

Otro de los puntos fuertes del guión es que no tiene problemas en ir de cara en cuanto a la violencia o lenguaje. Teniendo en cuenta una buena parte del público al que se destina la película (niñas o adolescentes, y en el preestreno había mucho de ambas), uno se esperaba algo más de contención pero creo que saben medir muy bien la violencia (la escena de las “caras” o en la discoteca) y el lenguaje para que todo tipo de públicos lo disfrute. En mi caso, no la vi infantil y me permitió ver algunas reacciones del personaje que conocimos en la serie de animación o en los cómics. 

Ahora viene la otra cara. La película rompe una de las características de los villanos de DC en el cine hasta la fecha. Esta regla es que, más allá de te gusten o no, eran bastante cercanos al espíritu del cómic tanto en habilidades como en personalidad. Aquí se rompe dicha regla y tenemos un villano relevante, Black Mask, que está totalmente desfigurado a nivel de personaje y que sabemos que es él porque aparece con la máscara en un momento dado. Unas pocas pinceladas de su personalidad, pero que puedes poner a cualquier mafioso psicópata de otra película y sirve igual. Han utilizado el nombre para no utilizar a otro de la ciudad pero han desaprovechado una buena oportunidad para tener una buena amenaza para el futuro. 

Al igual que el villano, la agente Renee Montoya pierde toda su energía debido a un diseño de personaje tópico, a veces torpe y rozando el humor… Nada que ver con la personalidad mostrada en la pluma de Ed Brubaker y Greg Rucka en esa maravilla de cómic llamado “Gotham Central. Para un servidor, la gran decepción de la película y más aún si la veis en castellano donde tiene una de las peores voces que le pueden poner a un personaje. Así que ha disfrutar de la versión original donde su voz transmite mucha más seguridad y fortaleza. 

Tanto para lo bueno como lo malo, la joven directora refuerza esos elementos con su planificación. 

En cuanto a la parte buena, le inyecta ritmo a las escenas de acción, sabe dar espacio a los actores para los momentos cómicos y a la hora de la violencia más gráfica sabe jugar con los límites para que uno siente el miedo o el dolor, según convenga, pero sin causar rechazo en el espectador. 

En cambio, potencia aún más los cambios en los personajes con una dirección que peca de no profundizar en la fuente original (los excesos de Ewan McGreor en muchos momentos) y no mide bien ciertos elementos del personaje con la realidad cinematográfica. Ejemplo de esto último sería la entrada de la protagonista en la comisaría donde uno ve a esa Harley juguetona pero se combina con una actuación policial de chiste que al tercer plano te hace desconectar porque te sales de ese universo al ser todo un sin sentido. No puedes poner un villano que muestra actos duros (la escena de la chica en el club) y luego mostrar un “tiroteo” que transmite que en la policía de Gotham solo trabajan becarios. 

Por último, señalar que ni la guionista ni la directora se han molestado (salvo por un pequeño “cameo”) en dar cierta unidad al universo. No se entiende la ausencia de ciertos personajes. Ni siquiera aparecen de oídas o de refilón. 

Margot Quinn

Centrándonos en los actores, hay que indicar que Margot Robbie domina aún más al personaje y esta película la vemos explotar todas las posibilidades emocionales de la exnovia de J. La rabia, la desesperación exagerada, el disfrute con la violencia, la gesticulación con sus sentimientos, la forma de jugar con su voz y su cuerpo (algo que ya vimos en su anterior interpretación pero que en los clips que han salido también se puede apreciar). Disfruta, lo vive y lo hace con conocimiento y respeto, logrando que uno no quiera dejar de verla en pantalla. 

Por su parte, los villanos Roman Sionis, interpretado por McGregor, y Victor Zsasz, dándole vida Chris Messina, me dejan dos sensaciones diferenciadas. Del primero ya hemos comentado que cae en tópicos y que poco muestra del Sionis más conocido de las viñetas. El protagonista de “Transpointting” disfruta del papel pero salir tanto tiempo a cara descubierta le resta fuerza y misterio, por lo que su imagen de desfasado no favorece al personaje. En cambio, su compañero criminal sí que captura mejor la locura del asesino Victor Zsasz, dándole un toque protector de su jefe y con ganas locas por seguir teniendo cicatrices. 

Destacar también a la jovencita Ella Jay Basco, como la protegida de Harley, mostrando soltura y naturalidad. Aguanta muy bien el tipo ante toda una Margot Robbie. 

Por su parte, Mary Elizabeth Winstead (Cazadora) tiene mejor suerte que Jurnee Smollett-Bell (Canario Negro), al tener una mejor presentación de cara al espectador, lo que le permite crear expectativas en los asistentes a la sala de cine. En cambio, su compañera solo será reconocida por los fans, ya que salvo un momento al final, tampoco vemos gran cosa del personaje, aunque la actriz sabe sacarle partido. 

Conclusión

Una película que me ha dejado una sensación agridulce.

Por un lado, mejora la anterior aparición del personaje con una película que va acorde con ella, que juega a distintos géneros y que entretiene sin restar cierta mala leche.

Por otro, personajes que no se parecen a los de los cómics, en el sentido de personalidad y presencia (los cambios siempre son bienvenidos si suman, nunca cuando restan como es en este caso), escenas que rompen con cierta “realidad” del universo DC y un olvido por la cohesión que tan bien estaba llevando la editorial en sus primeras películas. 

No es mal comienzo, pero hay que cuidar más al resto de personajes que rodean a la protagonista.

P.D: ¿Por qué ahora cualquier personaje, da igual su origen o biografía, sabe pegarse con todas las habilidades de las distintas artes marciales conocidas? Resulta repetitivo y poco sorprendente. 

0

1 comment