El Fin del Mañana 8-11 (Final)

Terminamos el repaso a uno de los primeros eventos de los nuevos 52, en donde con carencia semanal, todos los personajes se enfrentaban a un futuro apocalíptico y dominado por la inteligencia artificial, conocida como Hermano Ojo.

Ya adelantamos que estamos ante un final que no consigue levantar la serie.

Descompensado

Lo venimos señalando, o por lo menos un servidor, desde las primeras reseñas. Cada uno de los autores va a ritmos diferentes y, por tanto, las diferentes tramas también, dando como consecuencia historias sin un conexo claro, personajes que no conectan con el lector y un ritmo que decae y decae en cada entrega.

Del final poco se puede rescatar, salvo la relación de los personajes del universo Batman (de los pocos que logran conectar emocionalmente) y un Superman que decide volver a sus orígenes y hacer lo que mejor sabe. Esto es, defender la tierra y a sus habitantes. Está claro que dichos elementos no son suficientes, por lo que los responsables deciden dejar un final atípico, de forma que conecte directamente con “Convergencia”, pero que más allá de sorprender, supone un “pues vale…”.

Por lo menos, se mantiene esa idea de que los héroes nunca se rinden y aunque todo esté en su contra y las cosas no tengan opción de solucionarse, uno debe aferrarse a la lucha, a la esperanza, porque si se pierde esos dos elementos, es cuando el mal gana. En estos tiempos en donde la gente no sabe qué será de su futuro o que les espera a la vuelta de la esquina, siempre resulta reconfortante transmitir mensajes de ánimo, aunque sea en la adversidad.

En definitiva, un evento que no pasará a la historia de la editorial, con un equipo de guionistas que no iban muy al compás (así nos lo confirmó el propio Azzarello en Madrid) y cuyo resultado es bastante pobre, falto de carisma y cuya influencia en el universo DC será nulo.

Arte más unido

Siempre nos queda una última entrega (número 11 de Ecc Ediciones), que ofrece un trabajo artístico un poco más conexo, sin que haya tantas variantes, con un resultado algo más conexo que en anteriores entregas.

Destacar el diseño de Brainiac – en un nuevo enfrentamiento con Superman – y los combates, que se muestran con claridad y con un buen sentido del ritmo, combinando la estrategia con el aspecto más físico.

Conclusión

Un evento para olvidar que supuso un nuevo intento de DC para cosechar más ventas, pero sin lograr una historia que perdure en los lectores.

¿Lo malo? Que Convergencia no es mucho mejor….

0