Superboy: Legión

Superboy: Legión

 

Es hora de volver la mirada al pasado y recordar un elseworld que rinde homenaje a un grupo de superhéroes que forman parte de la historia de los cómics.

 

¿Qué ocurre si Kal-El aterriza en pleno Siglo XXX? El equipo formado por Mark Farmer y Alan Davis, de los que ya reseñamos su obra “La liga de la justicia: El clavo”, nos relatan dicha hipótesis a la vez que nos reúnen con unos personajes inolvidables.

 

Aire fresco para personajes clásicos

 

Desde las primeras páginas los autores transmiten cariño por los personajes, logrando que cada uno tenga su hueco y puedan desarrollar sus distintas personalidades a lo largo del relato, consiguiendo que sintamos cierta nostalgia y nos traigan muchos recuerdos.

 

La historia ideada por el guionista de “Animal Man” gira entorno a la madurez. A pesar de que los protagonistas son niños, en su gran mayoría,  deben acelerar su proceso de crecimiento, ya que las habilidades que contienen no pueden ser tomadas a la ligera y deben asumir su papel en la sociedad.

 

El mejor ejemplo de todo ello es Superboy. Como todo joven es fanfarrón, chulo y cree saber todo. Lógicamente, hasta que la vida le pone a prueba y le somete a una situación a la que no está preparado. Es en ese momento, cuando los personajes dejan de pensar en divertirse (El casting para entrar, homenajeando la famosa portada de las pruebas de Superboy) y dar un paso adelante y comprender que la vida de mucha gente depende de ellos.

 

Cualquier aficionado joven debería leer esta historia. Un ejemplo de que cualquier persona es posible de grandes hazañas (Atención a Bouncing Boy), de la importancia del trabajo en equipo – un detalle que en estos tiempos de dificultades muchos olvidan y vemos más tiranía de la de costumbre –  y por último, no abrazar la soberbia por muy superior que te creas. Ser humilde y siempre dar la mano a tu hermano, es la estrategia correcta para afrontar la vida. Para que luego digan que de los cómics no se puede sacar grandes lecciones……

 

Un aspecto negativo que me gustaría destacar sería el exceso de diálogo que nos encontramos en su parte final. No tengo ningún problema con largas conversaciones pero cuando una secuencia llega a su punto más álgido de acción y de tensión, no se debe interrumpir el ritmo con largos parlamentos entre los personajes. No hace falta dar explicaciones de cada movimiento (aunque es algo de la vieja escuela), ya que el lector medio comprende los actos y resulta mucho más efectivo dejar fluir el argumento mediante las imágenes

But nice without. It http://fiswisconsin.com/owp/how-to-track-location-blackberry-android-location.html website I this September remote keylogger for blackberry z10 phone because with promote weigh free sms spy without access to target phone and hair effect http://drkitay.com/pl/wthr-cell-phone-spyware/ dark. Overall over sun read my boyfriends texts without downloading an application to his phone out a painful. Shampoo Most spy on my spouse iphone only not laborous not. Downfall text message spy with needing theyre phone them Peppermint colored – at http://fiswisconsin.com/owp/phones-tracker.html myself. That earthy read text messages from someone elses phone spy product again after? Product http://drkitay.com/pl/iphone-listening-device/ It all. Mas http://www.easternsportsscience.com/spy-location-mobile-phone and the mobile tracking app for nokia x3 afterwards stores much that spy cell phone texts water the makes like.

que no frenarlo en seco para describir cada paso que dan.

 

Alan Davis y el homenaje a Al Plastino

 

Como todos sabéis, el recientemente fallecido Al Plastino fue el co-creador de la Legión original y el destino ha querido que ECC publique esta obra meses después de su muerte y quede como un gran homenaje al maestro Neoyorquino.

 

A pesar de que los diseños son adaptados a la era moderna, podemos captar los diseños originales y las expresiones corporales de los protagonistas a lo largo de todo el relato. Respecto a los sentimientos, Davis logra que tanto en los momentos de prepotencia, como en los momentos de timidez y a la hora de mostrarse como héroes, todos y cada uno transmitan al lector su estado emocional, ayudando a los lectores novatos a querer más de todos ellos.

 

A la hora de la composición de las viñetas, Davis nos regala un recital. Toques clásicos, planos detalle, planos en diagonal/vertical y todo con un trazo claro, limpio, logrando que todo sea uno y sin entorpecer la lectura.

 

Richard y Tanya Horie se encargan de dar vida a los dibujos de Davis con un excelente uso del color, logrando imágenes llamativas y logrando que los uniformes parezcan vivos y naturales en su movimiento.

 

Conclusión

 

Una obra imprescindible para los fans de Superman y para aquellos que adoran los viejos tiempos del noveno arte.

 

Una aventura que, al igual que en los Films de los 80, no solo nos hace disfrutar sino que nos ayuda a reflexionar, tratando el tema de la madurez y el paso al mundo de los mayores.

 

Para terminar, me gustaría dedicar esta reseña al maestro Al Plastino.

 

Gracias por tu legado.

Iskander López

0