Superman: Avistamiento en Kansas

Superman: Avistamiento en Kansas

Tengo que confesarlo. Me encanta J.M. Dematteis, siempre sorprende mostrando una valentía a la hora de contar su propia versión de un personaje, por muy personal y poco comercial que sea.

En este cómic, mezcla parte de la cultura popular estadounidense – Los Ovnis y sus seguidores- con un acercamiento a Superman desde la perspectiva del miedo a lo desconocido… ¿Alguien dijo MOS? Incluso se atreve a una crítica al sistema sanitario de EEUU.

La historia tiene tres frentes que se van relacionando entre sí. La historia de Superman, un anciano y una señora que asegura que su hijo fue abducido.

La historia de Superman, es también la de Pa Kent. Efectivamente, vemos una versión de Jonathan Kent un poco desconocida. De las viñetas 18 a 20, escuchamos de boca de su padre palabras como “miedo” “monstruo”…. En referencia al pequeño Kal-El.

Una vez más, se respira ese miedo a lo desconocido y se abandona la felicidad y al inocencia, pelín tonta, de otras épocas.

También descubrimos más del pasado de Jor-El y porque Kal-El fue enviado precisamente a nuestro planeta. ¿Lo conocía? ¿Lo había visitado?

Respecto a la del anciano, parece que es una historia que se va a perder, pero justo al final vuelve con fuerza. Es una historia emotiva que nos ayuda, primero a ver una crítica al sistema sanitario de USA y por otro lado, conocemos un poco más la fama de la familia Kent y de su época de instituto.

Por otro lado, es una bonita historia de amor que nos hace ver la fe ciega que podemos llegar a tener por las personas amadas y su legado.

Por último, la historia más emotiva. La fe de una madre por encontrar a su hijo, a pesar de que su historia se muy creíble y que algunas personas se rían de ella. Su relación con Superman es el ancla de la historia y un reflejo de cómo nos comportamos ante lo desconocido y nuestra manía de juzgar a todos por igual.

Respecto al dibujo, obra del gran Jamie Tolagson, decir que respira un aire más clásico con unas viñetas amplias que cuidan los detalles (reflejos de los edificios en la noche, el estudio de televisión, la nave y sus seres), un buen uso de los dibujos a una página y una estructura con aire retro a juego con la historia.

Por supuesto, el color acompaña de manera perfecta a los dibujos, con toques muy psicodélicos que ayudan en el tono Alien de la historia.

En conclusión, una excelente historia, con un enfoque distinto a la figura de Superman y como es visto por parte de la humanidad. Su primera parte es simplemente excepcional. Esperemos que DeMatteis siga trabajando con Superman fuera de la continuidad oficial, ya que con libertad trabaja mucho mejor.

 

Iskander López 

Copyright del artículo © Iskander López. Reservados todos los derechos

0