El fin del mañana (1 – 4)

elfindelmañana1-4

Comenzamos a repasar la serie semanal que revuelve todo el universo de DC, llevándonos a un futuro en donde una inteligencia artificial domina a nuestros héroes y asume al mundo en un caos.

Un intento de mantener el éxito de “Batman: Eterno” pero que a diferencia de ésta, aquí el hilo narrativo juega en distintos ámbitos que no acaban de funcionar al mismo nivel.

Azzarello, Lemire, Jurgens y Giffen, se coordinan para narrarnos los acontecimientos.

Demasiado caos

Más allá de la situación apocalíptica que se narra, algo visto mil veces, el mayor problema con el que cuenta el evento es que se divide en pequeñas historias, conectadas entre sí aunque no lo parezca, en donde todas tienen la misma relevancia, aunque estén protagonizadas por personajes que, más allá de preferencias personales, no juegan en la misma liga dentro del universo DC.

Así, la trama principal de Terry cGinnis es la columna vertebral y la que mejor funciona. No solo por ser clave en la historia, sino por el hecho de tener el recurso de los viajes en el tiempo, que siempre aporta momentos divertidos, dramáticos (el tiempo no se detiene y cada día que pasa estás más lejos de lograr el objetivo) y gracias a este detalle, el ritmo es ágil, centrándose en los detalles importantes y con un protagonista que tiene el carisma suficiente para atraer la atención del lector.

Por otro lado, entre las historias “secundarias” – aunque no sería el termino correcto, ya que contienen elementos clave – destacar la trama periodística de Lois Lane, que recupera una tipo de historia ya olvidadas como son las investigaciones a la vieja usanza. También merece atención el debate interno en la liga por el caso Firestorm, un poco desaprovechado al enfocar el tema desde dos aptitudes demasiado planas (La pasota y la conciencia), sin entrar en profundidad en lo que supone la responsabilidad de proteger a la sociedad.

En cuanto al resto, tanto la trama de la Liga de la Injusticia Oscura, como todo el desarrollo de la Isla Cadmus y la relación de cierto camarero, no acaba de tener el interés suficiente para el lector y en especial para aquellos que se hayan introducido en el universo DC gracias a los Nuevos 52, sentirán que no saben muy bien quién es quién y asistirán a un desfile de personajes sin mucha conexión que les hará perder el interés en  varias de las tramas.

Si en vez de intentar abarcar mucho, se inclinarían por enfocar los esfuerzos en la lucha de Terry por evitar la catástrofe y centrarían la reflexión en la creación de una inteligencia que es capaz de actuar por si misma (¿Alguien ha dicho Ultrón…?), la narración sería más compacta y no tendríamos partes que parecen de relleno y, aunque en verdad todas tienen su importancia, si el lector piensa eso, recuperarle se vuelve una tarea complicada.

Artistas de todos los estilos

Lo bueno del evento es que nos da la oportunidad de disfrutar de los lápices de artistas de la talla de Dan Jurgens, Ethan Van Sciver, Patrick Zircher y muchos otros.

Destacar al excelente Jesús Merino, que a pesar de que DC le tiene totalmente desaprovechado, él sigue dando todo en cada página y en esta serie nos regala alguna imagen para el recuerdo.

Cada capítulo tiene un estilo que se amolda al tono de la historia, facilitando el seguimiento y ayuda a introducirnos en el tono de la misma.

Conclusión

Un evento que empieza bien pero que a medida que avanza se va perdiendo en subtramas que son confusas y que vienen protagonizadas por personajes que no acaban de seducir.

Son solo 4 tomos, cada uno de ellos con 4 números USA, así que ya se puede hacer una valoración inicial y no es del todo positiva, si la comparamos con otras series semanales de la editorial.

Veremos si el evento mejora en próximas entregas.

Iskander López

No hay comentarios

Agregar comentario