Entrevista con David Hernando

Entrevista con David Hernando, autor del libro

"Superman: La creación de un Superhéroe"

 

La fortaleza de la soledad: Lo primero David, gracias por dedicarnos unos minutos y decirte que hemos disfrutado mucho con el libro.

David Hernando: ¡Gracias a vosotros por haceros con él y leerlo!

LFDLS: La primera es obligada ¿Por qué Superman?

DH: Porque la historia detrás de su creación es fascinante. No es solo la historia de Superman, es el origen de la ciencia ficción, del mundo editorial, de la cultura popular como la conocemos hoy… y, sobre todo, es el relato del esfuerzo y la superación de Jerry Siegel y Joe Shuster.

LFDLS: ¿Cómo ha sido el proceso durante estos 10 años?

DH: Ha consistido en recoger muchísima información, como se puede comprobar en la extensa bibliografía al final del libro. Acceder a las cartas, facturas y extractos de las memorias inéditas de Siegel fue todo un acontecimiento gracias a que se usaron como prueba en los juicios contra Warner. Este material fue saliendo durante todos estos años, permitiendo que el libro realmente haya salido cuando tenía que salir. Sobre todo por el final del mismo, que aunque no me toque a mí decirlo, considero que es redondo por la multitud de elementos que llegan a su fin en 2011.

LFDLS: Observamos un estudio completo, entre otras cosas, por la bibliografía utilizada. ¿Pudiste acudir a las fuentes originales? ¿Hablar con algún autor, dibujante o con alguien de DC?

DH: Algo con lo que no contaba al empezar el libro fue que acabaría siendo editor de DC en España durante seis años, por lo que eso me dio acceso a la editorial de una manera enriquecedora. El contacto con editores y autores de la casa durante ese período de tiempo no fue con la intención de usarlo para el libro, pero es innegable que toda experiencia suma, y en este caso ser editor de DC en España ayudó a la hora de narrar y revisar los fragmentos editoriales narrados en Superman: La creación de un superhéroe.

LFDLS: El libro es como una novela, donde podemos sentir la ilusión, las dudas y el temor de Siegel y Shuster. ¿Tenías claro ese estilo desde el principio?

DH: Lo escrito hasta 2006, cuando entré a trabajar en Grupo Planeta, ya estaba redactado como se ve en el libro, pero lo demás fue ampliándose y matizando más el estilo novelado. Esto se debe a que el libro de Superman es sobre todo la historia de Siegel y Shuster. Poder empatizar a ese nivel con ellos permitió otro enfoque distinto al de Batman: El resto es silencio, una obra con mismo tono pero más enfocada a personaje. La creación de un superhéroe es tanto la vida de Superman como la de sus autores y eso garantizaba darle otra voz, no hacer solo un ensayo puro y duro, sino un relato emotivo.

LFDLS: Al comienzo del libro, en la pag 23. Vemos un diálogo de “Gladiator” la novela de 1927 escrita por Philip Wylie, que es muy parecido a una escena de Man Of Steel. ¿Le debe algo Superman a Philip Wylie? ¿Debería reivindicarse más?

DH: Le debe mucho, como se ve en la referencia que citas. Siegel, por motivos legales, tuvo que ocultarlo siempre, pero su influencia es absoluta y sí, debería reinvidicarse más. Que aparezca resaltada en La creación de un superhéroe ya es un paso en ese camino.

LFDLS: ¿Cómo describirías a esos jóvenes Siegel y Shuster?

DH: Como dos soñadores que, con su ilusión, no solo crearon a un superhéroe, sino que dieron nacimiento a todo un género. Su manera de ser, lo que sufrieron, lo que consiguieron… toda su historia es igual de fascinante que la de Superman y son un modelo a seguir en el mundo del cómic, tanto por lo que hay que hacer como lo que no hay que dejarse hacer.

LFDLS: Analizando el libro, da la sensación de que en Superman Siegel plasma cierto rencor hacía la sociedad que le rodeaba (las chicas, popularidad). Por otro lado, cree en el potencial de esa sociedad.

DH: Lo bueno del enfoque de Siegel es que aunque sus experiencias previas a la creación de Superman no son muy positivas, no las usa para que el personaje vuelque su rencor hacia la humanidad, sino precisamente como un modelo para mejorarnos, una inspiración y ejemplo de esperanza.

LFDLS: En el libro vemos como funciona DC a lo largo de la historia. Mort Weisinger, gran artífice de la fama y de la mitología de Kal-El, se ganó la fama de tirano. En tu libro se hace ver la presión que tiene. ¿Qué conclusión sacas al  estudiar lo que supone tener la responsabilidad editorial de un personaje tan emblemático?

DH: La responsabilidad editorial, cuando intentas ser más grande que el personaje que controlas, puede ser una carga que destruya todo a su alrededor, como le sucedió a Weisinger. Tuvo ideas que enriquecieron el universo de Superman por todo lo alto, y además era un Superman necesario en aquella década para que sobreviviera hasta la siguiente. Por desgracia, el personaje pudo con su editor y Weisinger llegó a obsesionarse en demasía.

LFDLS: Gracias a la película del 78, los Superhéroes no era solo para un público más infantil y Christopher Reeve no sufrió el desprecio profesional (cortaron sus minutos en varias películas) que padeció George Reeves. ¿Por qué crees que se produce ese cambio?

DH: Sobre todo por la película en la que participó Christopher Reeve. La adaptación televisiva de Reeves apelaba a un público mayoritariamente infantil, sobre todo en sus últimas temporadas al pasar al color. En cambio, la película dejó clara su intención de aproximarse al personaje con mayor seriedad al anunciar a Marlon Brando y Gene Hackman. Eso provocó que el elenco que rodeaba a Reeve también le influyera en la percepción general, aupándole profesionalmente en su rol.

LFDLS: Estudiando las distintas etapas. A la hora de crear nuevas historias, ¿Es tan esencial recordar siempre etapas del pasado o es posible una visión sin tener que caer en conceptos anteriores? ¿Cuesta entender los guiones atrevidos que rompen con lo establecido?

DH: Es esencial entender de dónde viene un personaje como Superman, vital para poder hacer un acercamiento correcto sobre el mismo y comprender que todo lo ocurrido previamente enriquece y potencia sus posibles historias futuras. Dicho esto, atreverse a romper con lo establecido es saludable y aporta esa riqueza que mencionaba, pero para romper lo establecido hay que conocerlo primero, y conocerlo bien.

LFDLS: No he visto referencias a historias de Superman en otras líneas como “Vértigo” y su “Es un pájaro…” o algún Elseworld (aparte de Identidad Secreta). ¿Querías centrarte solo en las líneas oficiales? ¿Crees que las mejores historias se encuentran hoy en día en esas líneas donde hay más libertad?

DH: Si hubiera centrado el libro en todas las obras derivadas, el enfoque se habría dispersado demasiado. Al final fue una necesidad del libro en sí: centrarse en el canon establecido (las series regulares) y mencionar como mucho obras que han alterado ese canon de una forma u otra (como For All Seasons o Birthright). Eso permitía un discurso más cohesionado que, a su vez, permitiría a todo tipo de lector (especializado o general) entender mejor el vaivén de series y autores.

En cuanto a la última pregunta, sí, hoy día hay mejores historias donde hay más libertad y un gran ejemplo son los digital first de DC con Adventures of Superman.

LFDLS: ¿Prefieres al Clark Kent de Reeve o al de Reeves o Cain? ¿No crees que sin una personalidad bien marcada y diferencia de Superman, el personaje se convierte en uno más dentro de los cómics?

DH: Personalmente, el Clark Kent de Reeve me encanta, pero reconozco que los otros son perfectos para cada época. Por ejemplo, el Kent de Cavill apunta a que será muy en la línea de Dean Cain, separándose del de Reeve o Routh. Y eso es bueno, porque el Clark Kent que nuestro mundo necesita hoy va más en esa línea.

LFDLS: En tu libro se denota cariño por la serie Lois y Clark. Es mi serie favorita de superman, ¿Crees que la serie revivió al personaje después de su época en el cine?

DH: Sí, como decíamos antes, mantuvo la antorcha para el público general. Además, fue muy importante al tratarse de la primera adaptación gestada desde Warner Bros en solitario, ya sin los Salkind. Volviendo a lo anterior, lo dicho, desde que se estrenó Superman IV en 1987, el personaje ha estado presente de forma continúa hasta nuestros días con Superboy (1988-1992), Lois y Clark (1993-1996), Superman The Animated Series (1996-2000), Smallville (2001-2011) y entre medio incluso cine con Superman Returns (2006). Es tal la exposición del personaje que Lois y clark se revela como una pieza fundamental, justo en el centro de todas las adaptaciones y marcando al mismo tiempo una adaptación fabulosa de los secundarios de Superman. Su representación del Daily Planet es de las mejores que hemos podido ver en pantalla, y hablo sobre todo de la primera temporada. Después perdió el rumbo.

LFDLS: Y siguiendo con la serie ¿Crees, como yo, que la serie debió terminar con la boda Clark y Lois, y no estirándola una temporada más con un final inconcluso debido a su cancelación?

DH: Sí, habría estado bien, visto que acabó de forma abrupta, aunque al mismo tiempo era muy valiente seguir adelante más allá de la boda y pretender llevar a los personajes más allá de su estado habitual, con hijos, etc. Habría sido interesante, como interpretación, pero vistos los derroteros que tomaron las últimas temporadas, no era de extrañar que la cancelaran.

LFDLS: Se acaba de estrenar El Hombre de Acero en la gran pantalla, se esta hablando mucho del film, tanto en positivo, como en negativo, ¿Qué piensas?

DH: Como película, no ha hecho que olvidemos el Superman de Donner, así como Nolan consiguió que olvidáramos la versión de Batman de Tim Burton. Y es una pena, porque no ha conseguido el objetivo, al menos conmigo. Como película es floja, tiene ritmos algo dispersos y alteran el canon establecido, a veces para bien (Lois/Clark, me gusta) y a veces para mal (las enseñanzas de Jonathan Kent conduciendo al niño a mentir).

Algo que no me atraía nada cuando supe de qué iba la película, con Zod como enemigo, era la presencia de más kryptonianos, pero la película consigue que sea un origen muy consistente en ese sentido, al mostrarles realmente como los únicos enemigos posibles al definir al personaje.

Toda la parte de Krypton me dejó embobado, con cienca ficción desatada y multitud de conceptos volcados sobre la pantalla. Me gustó mucho esa recreación del planeta, así como Jor-El, aunque al final es demasiado deus ex machina.

Cavill cumple para ser el Superman de esta versión, aunque uno no acaba de conectar del todo, falta esa emoción, perdida en una marabunta de batallas, espectaculares pero algo vacías.

LFDLS: Unas de las críticas sobre la película van enfocadas a sus referencias “cristianas”, ¿Qué tienes que decirnos al respecto? En el libro señalas que hay mezcla entre la variante Judía y Católica.

DH: Superman siempre ha tenido referencia religiosa, eso es innegable. Que en la película lo muestren no está mal (la versión de Donner también era explícita al respecto con el monólogo de Jor-El), pero tiene un problema cuando nos da las referencias de forma tan explícita. Es ahí donde supongo que al público le ha parecido demasiado evidente. Pero como decíamos, el personaje siempre ha llevado esa referencia religiosa, por lo que es normal que las incluya, basándose en una creencia u otra. 

LFDLS: En el libro hablas de “creer”, tal como va el mundo, tal como va España, con la crisis, etc.... ¿Eres de  los que piensan que ahora más que nunca necesitamos creer en Superman?

DH: Sí, lo necesitamos. Coincide, en parte y salvando las distancias, con el momento en el que fue creado el personaje, tras la crisis de 1929 y la Gran Depresión. Entonces el público abrazó a Superman porque necesitaba creer y, si bien hoy día somos mucho más suspicaces y malpensados, en el fondo la esperanza es lo que nos mueve y aunque no se reconozca abiertamente, necesitamos volver a creer.

LFDLS: Y esta pregunta viene perfecta, con una referencia a la película nueva de Superman. En ella se hace referencia a la S de Superman como un símbolo de esperanza, ¿Necesitamos la esperanza? ¿Creer en Superman como ícono de Esperanza, nos ayudaría en los tiempos que corren? Sería el sueño de Siegel y Shuster, a nuestro parecer.

DH: Totalmente. El personaje siempre me ha parecido que representa la esperanza: es la que sienten Jor-El y Lara cuando envían a su hijo a otro planeta, es la que sienten también Jonathan y Martha al educar a ese niño como si fuera suyo y es la que mueve al personaje. Tiene esperanza en la humanidad y nos protege y ayuda en todo lo posible porque sabe que podemos ser mejores. Superman no es Superman porque vuele. Lo es por lo que representa, por la educación que tuvo, por los valores adquiridos, por su código moral y ético. Y eso lo podemos tener todos. Me gustó mucho que resaltaran la S como símbolo de esperanza en El hombre de acero.

LFDLS: En estos 75 años de Superman, ¿Con que cómics te quedas?

DH: Difícil, pero si tuviera que elegir unos pocos, serían los fundacionales de Jerry Siegel y Joe Shuster (es increíble la cantidad de ideas volcadas en esas historias, como me decía un amigo, cosas como el encuentro con el autor que se ve en el Animal Man de Grant Morrison ya lo llevó a cabo Siegel en Superman), así como All Star Superman. Como etapa continuada, la verdad es que toda la editada por Mike Carlin creo que se merece un respeto absoluto, la coordinación de cuatro series mensuales, con las ventas e impacto que tenían en la época, tuvo que ser demencial y le quedó un Superman muy bien definido que desde que se disolvió en 1999 para aceptar otras interpretaciones, no ha obtenido la consistencia que tuvo entonces.

LFDLS: Por último, una pregunta típica de la web. Si tuvieras una máquina del tiempo, ¿A qué época del cómic te gustaría viajar?

DH: A la de Siegel y Shuster, poder verles crear todo esto desde cero en su casa de Cleveland, pero sabiendo perfectamente todo lo ocurrido estos 75 años atrás. Me encantaría sentarme con ellos y charlar plácidamente durante una de esas tardes del verano de 1934.

LFDLS: Gracias por tu tiempo y felicidades por el libro. Mucha suerte en el futuro

DH: Gracias a vosotros por el interés. Un placer. 

 

Joaquín Hernández & Iskander López. 

Copyright del artículo © Joaquín Hernández & Iskander López. Reservados todos los derechos

No hay comentarios

Agregar comentario