Cabezón de Acero III

cabezon-de-acero-III-n

Cabezón de Acero III

Todo lo bueno llega a su fin y es el turno de despedir una trilogía llena de sonrisas y de momentos para el recuerdo, siempre desde el cariño y el respeto al personaje.

Hablamos de la última obra de Enrique Vegas, donde se despide de su particular Superman.

Una clásica despedida

Como siempre digo y aunque siempre me repito no viene mal comentarlo, en las obras del autor de “El octavo cabezón” hay tantos detalles y matices que no conviene realizar un análisis exhaustivo, por el riesgo de estropear la lectura.

Después de conocer que estamos ante la última entrega (aunque nunca se sabe en el mundo de los Superhéroes), uno siempre espera que mantenga el nivel, como mínimo. En ese sentido, la obra nos regala varios momentos de pura carcajada (la relación entre el protagonista y el cabezón oscuro debería llevarse a la gran pantalla tal y como la muestra Enrique o el homenaje a Superman II) y otros donde los guiños al universo DC (Esa versión de flash es perfecta para los nuevos tiempos) funcionan a la perfección, aunque debo reconocer que la introducción de ciertos personajes descoloca un poco por cierto detalle.

Por supuesto, recupera a personajes como Alex (Lex Luthor) o la familia Carrasco (Ma y Pa Kent, volviendo a ser los reyes de la función) y mantiene una estructura narrativa que permite leer las tres entregas seguidas, recordando detalles de las anteriores como puede ser el caso de la Torre Eiffel, recordando en cierta forma a Superman III.

Por último, no quiero dejar pasar el momento final. Sin desvelar nada, hay que decir que cuenta con una viñeta de esas que con una sola frase consigue sacarte una sonrisa de complicidad, consiguiendo que termines la obra cargado de buen rollo y con cierta nostalgia por los viejos tiempos.

Conclusión

Un final que cumple con las expectativas y que deja la puerta abierta a una nueva interpretación de los iconos de DC.

Por supuesto, no faltan los guiños a la cultura cinéfila, a ciertos distribuidores, lugares, obras del autor…. En definitiva, una despedida no solo de la visión del personaje con la que todos crecimos, sino que logra transmitir una idea importante. Dicha reflexión consiste en la legitimidad de modernizar a un personaje y dotarle de elementos actuales, pero sin olvidar los elementos clave que nunca pasan de moda y que son recordados para la eternidad.

¡¡¡¡¡Vuelve pronto Cabezón de Acero!!!!!

Iskander López

No hay comentarios

Agregar comentario