Para el hombre que lo tiene todo

Para el hombre que lo tiene todo

En los grandes almacenes podemos encontrar un DvD, con dos discos, que contiene 14 aventuras de Superman, debido a una selección de los mejores episodios sobre el personaje.

En este caso vamos a reseñar el episodio dedicado a esa obra maestra de Alan Moore y Dave Gibbons,  llamada “Para el hombre que lo tiene todo”, que creo que no necesita presentación.

La adaptación corre a cargo de un guionista que me gusta mucho y es viejo conocido del personaje. Hablamos de J.M. Dematteis.

Os hablaba ayer, respecto a la adaptación del cómic “Brainiac”, que los profesionales detrás de las adaptaciones animadas tienden a centrarse demasiado en la acción y olvidan las partes más emocionales de las historias. Me alegra comprobar que observando episodios más antiguos no existe ese problema.

El mérito es sin duda del guionista de “Avistamiento en Kansas”. En primer lugar toma la decisión de eliminar a Robin de la ecuación. Con ello consigue desprenderse de la parte más cómica y aumentar la dosis de dramatismo y tensión.

Por otro lado, al eliminarle, cambia la parte final y una de las bromas de la historia original, con Kandor como protagonista, se pierde pero el efecto de “La rosa” sigue siendo eficaz.

La parte de Krypton capta la esencia del cómic y el recurso de los temblores resulta sencillo y eficaz a partes iguales, generando las dudas sobre dicha realidad.

Se deja de lado todo el clima político y las referencia a Kara pero es normal debido a la duración del episodio (20 minutos) y tampoco resultan tan vitales para el fondo de la historia. Aunque mantiene la conversación con Jor-El sobre sus predicciones del fin de Krypton, pero debemos señalar que es una breve charla sin mayor transfondo y que solo sirve para que reconozcamos el cómic en esa parte del metraje.

Uno de los aspectos negativos sería la relación con su hijo, en especial en la despedida final. Menos dramática de lo esperado ya que el lugar, una azotea en el laboratorio de Jor-El, no resulta tan solitaria ni encaja como metáfora del estado de Superman en la Fortaleza – en el cómic es un desierto con neblina-.

Excelente dirección a cargo de Dan Riba. Finas transiciones para los Flashback – nada bruscos- y un buen uso de los cortes en las secuencias para dar movilidad (Atentos al momento en que Wonder Woman lanza un puñetazo y nos conecta con Krypton)

Conclusión

Como podéis ver, 20 minutos dan para mucho. Si podéis comprar el DvD – “Lo mejor de Superman” no lo dudéis.

Aquí iremos repasando algún episodio que ya forma parte de la historia de nuestro héroe favorito.

 

Iskander López

 

No hay comentarios

Agregar comentario